Brandmark: el poder de la arquitectura marca

Brandmark: el poder de la arquitectura marca

Contacta con autor

La calidad y los costes de los productos son cada vez más parecidos. Por este motivo, diferenciarse dentro del mercado actual, es cada vez más complicado. Además, el marketing tradicional orientado en anunciarse, está dejando de funcionar, porque ha saturado los medios de comunicación y la mente del consumidor.

Por ello, la clave de los negocios hoy en día, se encuentra en la identidad de marca y el branding corporativo. Es decir, en el poder de marca como elemento diferenciador.

Al diseñar la arquitectura de marca de tu empresa, es muy importante que tengas presente los elementos intangibles, como por ejemplo, los principios y valores, los cuales se tienen que ver reflejados en la parte tangible de la marca.

Concepción de diseño del Brandmark

Una vez tenemos definidos aquellos valores intangibles que nos definen y nos diferencian como marca, podemos integrarlos en los cuatro principales elementos del Brandmark y empezar a crear la arquitectura de marca.

  • Logotipo: si tenemos presente la definición científica, consiste en representar el nombre de marca de forma tipográfica. Un buen logotipo ha de ser sencillo, sin demasiados colores y fácil de leer. Es importante que sea fácil de recordar y que transmita la historia o los valores de la marca. Por tanto, ha de ser capaz de conectar con el usuario por el lenguaje no verbal que transmiten.

 

  • Símbolo: el símbolo o isotipo, se refiere a la parte icónica o más reconocible del diseño de marca. La característica primordial del símbolo de marca es el nivel de iconicidad que puede aportar. Las empresas han de ser capaces de representar visualmente la personalidad, el carácter o los principios que tienen como marca. Un buen ejemplo de isotipo sería el icono de Nike, ya que consigue transmitir conceptos asociados a la marca como movimiento, dinamismo o fuerza.

 

  • Acústica: las marcas tienen que tener su voz personal. Para ello, se tiene que definir el tono, el volumen y el color. El primero determinará el carácter de marca, el segundo la intensidad, y por último el color definirá el nivel de iconicidad de la voz personal de la marca.

 

  • Cromática: la paleta cromática que se escoja a de definirse acorde con lo que representa la marca. Si tienes una arquitectura de marca bastante compleja, una solución útil es tener un esquema de color para poder adecuar el color a las necesidades.

En conclusión, antes de diseñar la arquitectura de marca de tu empresa es necesario tener bien definida la parte intangible que representa como marca. De esta forma será mucho más fácil conseguir una cohesión de marca y conectar con el consumidor.

 

Deja un comentario

Estás comentando como invitado.