Externalizar la creación de contenido

Alrededor del 17% de las empresas están subcontratando contenido a agencias o profesionales independientes, o ambos, de acuerdo con una encuesta reciente de Curata. 

Pero, ¿quién es más ágil y rápido, autónomos o agencias? ¿Y quién tiene más sentido contratar?  

1. Infraestructura 

Si tienes una idea clara del contenido que necesitas y cuándo lo necesitas, y tienes los recursos para gestionar el flujo de trabajo, entonces probablemente puedas asignar piezas individuales a trabajadores independientes y usar tus recursos internos para editar y publicar ese contenido. Pero si necesitas una solución más extrema, incluyendo la planificación de contenido y calendarios editoriales, una agencia podría ser una mejor opción, ya que las agencias pueden crear esa estructura para ti. 

Ya sea que estés contratando a una agencia o a personal independiente, es buena idea discutir las expectativas de flujo de trabajo de antemano. Algunas agencias cuentan con sistemas de gestión de contenidos sólidos que se integrarán a la perfección con las herramientas que ya utilizas. Otras, no tanto. Del mismo modo, algunos freelancers conocen la tecnología para utilizar tu sistema de gestión de contenido interno, mientras que otros todavía están casados con los documentos Word y pueden no ser capaces de adaptarse a los programas que utilizas. 

2. Precio / Coste

Los freelancers y las agencias cubren toda la gama, desde unos céntimos por mensaje a miles de dólares al mes. En general, sin embargo, los creadores de contenido independientes tienden a ser menos costosos que las agencias. 

Los freelancers tienen menos gastos generales, y a menudo cobran por hora o palabra, lo que significa que no les pagas cuando no están escribiendo para ti. Algunas agencias cobran un retén mínimo mensual, independientemente de si utilizas sus servicios, y puede haber cargos adicionales para la planificación, la estrategia y el análisis. 

Por supuesto, el precio no debe ser tu primera consideración. Comprar barato contenido de baja calidad puede llegar a costar más debido a los daños a la reputación de tu marca o el tiempo extra que se necesita para hacer que esos mensajes sean publicables. Como se suele decir, se obtiene lo que se paga. 

3. Tiempo 

Entrevistarse con agencias y completar el proceso de incorporación interna podría llevar semanas o meses, pero a menudo se puede contratar a un profesional independiente después de un breve intercambio de correos electrónicos. Si tienes una necesidad urgente de contenido, es posible optar por un profesional independiente en lugar de una agencia. 

El tiempo de respuesta es otro factor clave. Algunos trabajadores independientes pueden atender las solicitudes de última hora o responder a mensajes de correo electrónico los fines de semana, mientras que las agencias pueden tomar más tiempo para movilizarse. 

Ten en cuenta, sin embargo, que el mejor socio para el contenido no es necesariamente la solución más rápida. Tómate el tiempo para identificar a los creadores de contenido con los que querrás trabajar una y otra vez, y asegúrate de que entienden tu marca y tu voz. Si estás constantemente cambiando de agencia o de trabajadores independientes podrías crear una voz incoherente que podría confundir o alienar a los lectores. 

4. Flexibilidad 

Trabajar con una agencia puede significar la firma de un contrato a largo plazo que podría hacer que sea difícil cambiar tu estrategia de contenido y el enfoque según sea necesario. Con los freelancers, no hay ningún contrato a largo plazo normalmente, por lo que el trabajo puede ir y venir a medida que evolucionan tus necesidades (por supuesto, fluye en ambos sentidos, ya que pueden necesitar reducir o poner en pausa su trabajo para ti según su carga de trabajo). 

Sin embargo, mientras que las agencias suelen tener fuentes internas o un grupo de trabajadores independientes de confianza, pueden ayudarte a escalar a la encima de forma rápida, mientras que el trabajo freelance puede ser menos escalable. 

Discute los tiempos de respuesta, los procesos de comunicación, y la capacidad de los trabajadores independientes o de una agencia antes de tomar cualquier decisión de contratación. 

5. Amplitud de servicios 

¿Necesita un montón de contenido diferente, como vídeos, blogs, documentos técnicos, y libros electrónicos? ¿O vas a centrar tu contenido en una sola área, como por ejemplo un blog o medios de comunicación social? A menudo, los trabajadores independientes tienen experiencia en unos formatos, mientras que las agencias podrían ser capaces de proporcionar un plan de contenido coherente a través de muchas plataformas y formatos diferentes. 

Si necesitas escritores de otros países para crear contenido específico para cada país, entonces podrías elegir una agencia con equipos de escritores de esos países. Buscar y gestionar esos escritores tú mismo podría resultar difícil e ineficiente. 

Para resumir ... 

En última instancia, hay pros y contras en la contratación de cualquiera, freelancers o agencias, por lo que debes tener en cuenta las necesidades y recursos de tu organización antes de elegir el enfoque adecuado. 

Asumiendo que tienes un presupuesto lo suficientemente grande, recomendaría la adopción de un modelo híbrido, la contratación de profesionales independientes y agencias en función del alcance del proyecto.

Etiquetas: marketing de contenido, content marketing, outsourcing, externalización