10 reglas para proyectar tu marca

Curioseando sobre las posturas divergentes y que a la vez marcan tendencia en cuanto a PR empresarial se refiere, hemos leído algunas ideas de Chris Collins, especialista en branding. Durante 10 años ha creado marcas visuales para una larga lista de directores, ejecutivos, personalidades y productos (muchos de ellos confidenciales y muy exclusivos).  Las opiniones de Collins en PR parecen algo extremas; maneja como criterio de éxito unos lineamientos bastante interesantes; estos son parte de sus consejos para los directores generales de artistas reconocidos y para líderes en el área de marketing en general:

  1. Recuerde la regla de los siete segundos. "Usted tiene 7 segundos para lograr una impresión duradera". Collins cita estudios donde los investigadores muestran imágenes de un individuo por una fracción de segundo y pide a los encuestados que voten si les gusta la persona o no. "Un parpadeo, y ya hemos decidido. Después de siete segundos en un sitio o viendo un vídeo, los clientes saben si quieren participar o no. Recomienda diseñar una primera impresión realmente cautivadora que los deje con ganas de más.
  2. Consiga una marca o ser etiquetado. Si no has hecho un esfuerzo por comunicar tu misión y visión claramente en todas las interfaces, tanto con imágenes y palabras, permítele a otras personas que lo hagan  por ti. Los medios de comunicación, así como tus clientes, sólo te pueden juzgar por lo que ven. Si no puedes presentar una imagen congruente y consistente, la gente pensará que eres incongruente e inconsistente. De la forma cómo haces y presentas una cosa, así se supondrá que lo haces todo. Collins sugiere auditar constantemente lo que la gente ve cuando le buscan en línea. Para muchos esto significa derribar la información que no es halagadora o que sea incompatible con lo que hoy sea la marca en cuestión.
  3. PR, peligrosa cuando no existe una estrategia. En estos días todos pueden llamarse a sí mismos: expertos/as, por lo que una efectiva PR es sólo una cuestión de contexto. Las personas forman un dictamen por el contexto en el que le ven y esto muestra el nivel donde se juega, y es probable que todo esto sea más importante que lo que dices sobre ti mismo. El entorno debe diseñarse estratégicamente, jamás debe dejarse al azar.
  4. El contenido no es una mercancía. En todo acto que implique relaciones públicas debe dársele máxima importancia a: ¿Esto es relevante? ¿Esto es real? ¿Es éste el contexto adecuado? ¿Es este el punto? Collins refiere que a menudo violamos los buenos modales en la forma en que interactuamos. Recomienda ser cortés con los lapsos de atención a las personas. Es imperioso convertirse en un recurso de confianza para el cliente. Si sus publicaciones sólo se basan por volumen o posicionamiento en los buscadores, a expensas de contenido real, la marca se irá devaluando progresivamente.
  5. ¿Está posicionado "dentro de la burbuja" o "fuera de la burbuja?". Casi todos los negocios, desde dentistas cosméticos, comerciantes de correo electrónico o empresas industriales trasnacionales tienen su "burbuja". Cada uno tiene su propio ecosistema y su nicho. Dentro de esta burbuja, hay expertos que son bien conocidos en el interior, y totalmente desconocidos en el mundo real. Comenta Collins: "Usted podría ser el portavoz de la Asociación de Odontología Cosmética en el área metropolitana de Detroit o usted podría ser el dentista que le rehízo a Britney Spears la parrilla frontal. ¿Quién preferirías ser? ¿Quién tiene más posibilidades de ser contratado? Cualquier buena marca y campaña de PR deben incluir una estrategia interna y externa a la burbuja".
  6. Considere el Gatekeepers. La comunicación debe adaptarse a sus clientes y a la vez deben tomarse en cuenta los guardianes de su industria. Estos porteros o gatekeepers son los columnistas que gozan de credibilidad, los periodistas, los medios sociales influyentes y altas autoridades cuya opinión y cobertura pueden edificarle a usted o a sus productos.
  7. Pregúntese: "¿Elon Musk haría eso?"  Ubicarse en el lugar de un personaje tan representativo y referente de los medios sociales, daría muy buenas pistas sobre cómo actuar de la manera más efectiva y eficiente a la hora de expresar contenidos y publicar nuestros puntos de vista como empresa, negocio o marca. Debemos estar siempre muy pendiente del lugar dónde se hace presencia en la prensa, cómo nos presentamos, qué se dice y cómo se dice.
  8. La marca es un deporte de equipo. Casi todas las decisiones del negocio afectarán de alguna manera su marca. La marca, imagen personal y el mensaje verbal deben ser coherentes, no pueden funcionar independientemente. Es verdaderamente necesario tener presente que por estar inmersos en un mundo de redes sociales intercomunicadas y muy visibles ya no podemos engañar a nadie sobre quiénes somos.
  9. Evite el suicidio de la marca. De especial forma, cuando somos novatos en el mundo de los negocios, sólo una mención equivocada sobre nuestra marca alteraría o dañaría nuestra reputación.  En un mundo donde todo se puede buscar y archivar, los errores pueden vivir más tiempo que tu mismo. Al respecto, Collins dice que es necesario construir una sólida reputación en un contexto creíble para que el percance inevitable no ponga en peligro todo el negocio.
  10. Se puede morir de sobreexposición. Collins se opone al tipo de visibilidad aleatoria de PR. Cree que sólo las marcas principales se pueden beneficiar de las masas y la rápida visibilidad en los medios de comunicación. "Cuando un producto se convierte en una mercancía y su propuesta de valor es ubicua, cualquier visibilidad y cada mención pueden ser buenos." Pero para la mayoría de las empresas y los empresarios, la comunicación clara y puntos de venta estratégicamente seleccionados son mucho más importantes que el número de apariciones que puedan tener.

 

En fin, visiones y estrategias recomendadas y aplicadas por diferentes eruditos del marketing, que en definitiva serán o no eficientes dependiendo de las metas y visiones de cada negocio y sus respectivos estilos. Hay PR y maneras de aplicarlas para todos; lo importante es estar correctamente visibles y expuestos como marca.

Etiquetas: marketing, marketingeros, branding, gatekeepers